Historia del Flamenco

El flamenco, el estilo musical más característico de España, que conjuga la música, los cantos y el baile en una rica expresión cultural. Declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en el año 2010, este arte indiscutible cautiva a propios y extranjeros por sus elementos característicos que le distinguen.

Orígenes del Flamenco

El flamenco data del siglo XVIII, aunque sus primeros indicios se gestaron mucho antes. Esta expresión cultural nace a partir de la conjugación de elementos multiculturales que coincidieron en la España de la época. De esta forma las costumbres propias de Andalucía comenzaron a verse influenciadas en primer lugar por los gitanos y luego por judíos y musulmanes así como caribeños y africanos, que fueron pasando por estas tierras y dejando parte de su tradición cultural en la música.

De esta forma el sonido que hoy en día tiene el flamenco es el fruto de la influencia de  cantos característicos de las sinagogas judías, cantos gregorianos, ritmos árabes y africanos, que se sumaron a los sonidos propios de Andalucía.

De igual forma los movimientos que hoy vemos en los “bailaores y bailaoras” derivaron de danzas tradicionales africanas, indias y españolas. Los movimientos de brazos, las pisadas fuertes y la intensidad y la pasión le caracterizan.

En cuanto al nombre, Flamenco, se tienen muchas teorías, ninguna de ellas ha podido comprobarse, sin embrago una de ellas predomina sobre las otras. Es la teoría que Blas Infante explica en su libro “Orígenes de lo flamenco”, donde asegura que el término puede provenir de la expresión de origen árabe-marroquí “fellah-mangu” que literalmente significa “campesino errante”. Otras teorías suponen que el término puede provenir de la asociación con el ave zancudo del mismo nombre; con una especie de cuchillo curvo llamado flamenco o porque era un mote que se le daba a los gitanos desde mucho antes.

Las primeras expresiones del flamenco

Las que pudieron ser las primeras muestras del baile flamenco debieron surgir en dos diferentes instancias, la primera los bailes de calle que usaban los gitanos y gitanas para distraerse y compartir al ritmo de la música. La segunda las academias de bailes populares como boleros, zapateados o fandangos.

Con el surgimiento de los cafés cantantes llegaría la denominada “edad de oro del Flamenco”, estos eran escenarios nocturnos donde se presentaban los primeros bailaores y cantaores frente a espectadores que disfrutaban a la par que bebían algunas copas de licor.  El auge de estos cafés propició la aparición de profesionales del flamenco, de donde surgieron los primeros nombres de cantaores como Fernando de Triana, Silverio Franconetti, y Juan Breva. Esta época permitió definir aún más lo que es el sonido flamenco que conocemos hoy día ya que permitió que gitanos y andaluces juntaran elementos de sus sonidos culturales, refinándolos.

Mucho tiempo después llegó un resurgimiento de flamenco. Para las primeras décadas del siglo XX comenzaron a popularizarse los grandes espectáculos flamencos, los cuales se realizaban en escenarios amplios como plazas de toros y grandes teatros, estos eran denominados por sus promotores como “operas flamencas”. Durante estos años se puede decir que el flamenco popularizado era menos fuerte que el “original”, es decir los sonidos se suavizaron de forma que se volviera más comercial, a fin de agradar a un mayor número de personas dentro y fuera de España.

El papel de la guitarra en el flamenco

El flamenco original no iba acompañado de guitarras, este estaba compuesto solo de cantes y palmas, que se conjugaban con los movimientos y zapateos de los bailaores. La introducción del instrumento se hace a finales del siglo XIX, principalmente por Ramón Montoya Salazar quien logro integrar los acordes de guitarra y definir los sonidos de cuerdas del flamenco. A partir de su legado es que pudieron abrirse paso  tocaores como Niño Ricardo, Esteban Sanlúcar, Sabicas o Diego del Gastor. Hasta llegar al gran maestro de maestros Paco de Lucía, quien además integró los sonidos del cajón al flamenco. La guitarra se convirtió en una herramienta indispensable para completar el trio de personajes típicos del flamenco: el cantaor, el bailaor y el tocador.

El cante, el baile y el toque flamenco

Se denominan “cante” a todos aquellos cantos andaluces, sonde el “cante flamenco” es un canto andaluz-gitano y el “cante jondo” es el canto genuino andaluz. Camarón de la Isla, Antonio Mairena y Fosforito con importantes exponentes del cante.

El baile flamenco se caracteriza por interpretar los sonidos flamencos con movimientos del cuerpo. Firmeza en las piernas y elegancia y gracia en los brazos son utilizadas para materializar la pasión de los sonidos. La Argentinita, Joaquín Cortez y Eva Yerbabuena son habilidosos bailaores flamencos.

El toque flamenco es la técnica distintiva con la que los tocaores tocan la guitarra. La postura que toma el artista, y la forma en que rasga las cuerdas son muy distintas a las de un guitarrista de otro género. En el género flamenco se diferencia varios tipos de toque entre los que destacan:

  • Toque gitano: donde predominan los contratiempos y bordones.
  • Toque pastueño: más lento y relajado.
  • Toque virtuoso: aquel donde se hace alarde de un excelente dominio el de la técnica.
  • Toque corto: inexpresivos y menos habilidoso.

Palos flamencos

En el flamenco, los palos, son los tipos o variaciones que tiene el flamenco. Cada uno de distingue por tener diferentes “claves” y “compases”, es decir su ritmo y progresión armónica son distintos. Los Palos tradicionales son:

Fandangos: provenientes de los tradicionales andaluces, son los palos más característicos del flamenco.

Bulerías: Son palos de fiesta y celebración, flamencos  de rumba cargados de palmas y ritmos más rápidos y alegres.

Tangos: conforman uno de los palos más básicos de flamenco.

Palos Secos: Son aquellos donde el cante se hace a capella, sin acompañamiento de guitarra.

El flamenco y todos los elementos que le caracterizan conforman, sin duda alguna, una de las más exquisitas expresiones culturales a nivel mundial. Su complejidad y riqueza hacen que se mantenga vigente aun en nuestros días donde increíbles exponentes del género continúan cosechando éxitos a nivel mundial.

Leave a Reply